Muchos miran al cielo en busca de perdón o salvación, yo lo hago recordando tu rostro la última vez que lo pude observar, miro las nubes pasar y sonrió recordando el último dulce beso que te pude entregar, miro las hojas en el suelo y las intento esquivar, pero nuevamente sonrió ha que lo opuesto tu sueles disfrutar, miro los árboles moverse, el viento los viene a acompañar, se balancean de una forma muy llamativa al igual que tu cuando tus vestidos te sueles probar, miro el césped y las ansias me matan a no poder más, ansias que tengo de recostarse junto a ti en este verde y acolchado lugar, descendiendo mi mano por tu rostro hasta tus labios poder alcanzar, ya no puedo disimular las enormes ganas que tengo de poderte besar, miro mi reflejo y veo un loco, que cuerdo no quiere estar, libre con sus sentimientos los cuales poder expresar, sin ataduras que le impidan alcanzar, aquel deseo, de algún día poder volver a amar.

Anuncios