En compensación de que ayer no publiqué nada, y como hoy la noche una vez más está fría he querido tomar mi querido libro y sacar un pequeño extracto para compartir. Este libro encuentro que es maravilloso, simplemente leer a Poe es una de las mejores cosas que me han pasado, sentir esa conexión con los relatos, imaginar los escenarios, plantearse las coartadas y terminar asombrado con los giros que da cada final. No sé si alguien lo ha notado, pero los fragmentos que he publicado son ligados más a la parte romántica, si bien ese no es el centro de la escritura de este autor es por eso que me gusta tomar estos párrafos para destacarlos ya que encuentro en estas palabras, que el se expresa en su más sincera forma, es algo magnífico. Hoy he decidido tomar este cuento, espero que lo disfruten. Buenas noches.

Existe eterna y absolutamente por si misma y en si misma. 

                  Platón, El banquete. 

Fue un sentimiento de profundo y del más singular afecto el que guardaba por mi amiga Morella. Habiendo sido, muchos años atrás, arrojado por accidente a su mundo, desde nuestro primer encuentro mi alma ardió con fuegos que nunca había experimentado antes; pero los fuegos no eran los de Eros, y amarga y tortuosa a mi espíritu era la convicción gradual de que no podría, de ninguna manera, definir su significado insólito ni regular su vaga intensidad. Así y todo nos encontramos; el destino nos junto en el altar, pero nunca hablé de pasión ni pensé en amor. Ella, sin embargo, huyó de la sociedad y apegándose únicamente a mí, me hizo feliz. Es una felicidad maravillarse, es una felicidad soñar.  

Edgar Allan Poe, Extracto del libro Narraciones Extraordinarias, Cuento “Morella” 

Anuncios