Las últimas semanas he estado algo bajoneado, incluso ayer, tenía muchos pensamientos rondando por mi cabeza, me invadía la melancolía (sentimiento ya recurrente en mi vida) muchas cosas pasaban por lo cabeza, mi estado de ánimo no era el que debía ser y esto me acomplejaba un poco.

Cuando llegue a casa, fue todo lo contrario, era tarde ya, tuve que correr para alcanzar la última micro a casa, pero me sentía muy bien, todos mis complejos se habían desaparecido, me sentía relajado (mentalmente) tranquilo, cansado pero feliz. Me había despojado de un par de partes de mi que me habían estado atormentando un tiempo, al menos una de ellas ya desapareció, la otra sigue ahí pero cada vez menos relevante.

Hoy me levante y el sol golpeaba mi ventana, anoche parecía ambiente digno de Silent Hill y ahora el sol se presenta en todo su esplendor, así mismo cambian mis emociones y mis estados de ánimo, hoy me siento bien, hay una leve sonrisa en mi rostro la cual hace un poco más ameno este día.

Hay veces en las que no encuentro que decir, y creo que es lo mejor, desde el verano decidí trabajar por mi solo, sin contarle a nadie las cosas que haré hasta que no estén listas y me ha funcionado bien, espero seguir así, ya que desde niño he sido de esta manera, hubo un tiempo donde lo omitia pero creo que retomarlo ha sido una buena decisión.

Anuncios