No se si antes lo habré dicho, pero una de las cosas que me gusta hacer y que disfruto harto es tomar fotos, no soy un experto (más adelante me gustaría estudiar algo relacionado) pero creo que a veces me sale algo bueno. A lo largo del tiempo he aprendido a tomarme fotos según mi perspectiva de lo que está bien, y creo que he hecho bien, pero mi fuerte no son las selfies, sino que tomare fotos a cosas o personas… Hubo un tiempo en el que tuve una modelo, era algo tímida, no se soltaba y se cohibia cada vez que se daba cuenta que la estaba enfocando. Con el tiempo logré tomarle algunas fotos sin que se diera cuenta que a mi gusto estaban bien, luego de enseñárselas compartió mi opinión y fue desde ese momento que comenzó a ser una compañera en esto a pesar de que esto era solamente de juego ya que no soy profesional ni nada.

A lo largo del tiempo le tomé muchas fotos y creo que hay unas cuentas en las que pude capturar no sólo la foto, sino que a ella también. Sus ojos eran importantes, la mirada que me demostraba, su sonrisa o sus muecas que determinaban si era una foto en serio o de broma, juntando esto y un buen ángulo daba como resultado una foto que a los dos nos gustaba y que normalmente terminaba en alguna red social.

Pasó el tiempo y seguimos caminos distintos, deje de tomar fotografías, solo me dedique a mirar paisajes en mis trayectos al trabajo. No me sentía capaz de capturar algo, como que las fotos que tomaba eran vacías y no significaban nada para mi, en cierta parte algo de mi se fue con ella y no lo he podido encontrar.

Esta foto la tomé el 23 de diciembre del año pasado a las 10:11 hrs. Creo que fue la última vez que pude capturar algo más que una simple imagen. Me gusta mucho esta, recuerdo muy bien aquella mañana y lo que estaba haciendo ahí.

Anuncios