Te escribo esta carta sabiendo que no la leerás,

Te envío mensajes sabiendo que no te llegarán, 

Camino a tus alrededores sabiendo que nuestros rostros no se cruzarán, 

Merodeando día a día deseando que algún día, estas penas acabarán. 

Miro por la ventana todo el día, soñando verte pasar,

Si tan solo eso fuera cierto, no tardaría en bajar, 

Te tomaría la mano y no tardaría en llorar,

Y al caer la primera lágrima te prometeria que nunca más te voy a abandonar.

Cada noche, abrazo fuertemente la almohada cuando voy a dormir,

Imaginando que junto a mi puedes existir,

La abrazo con la calidez y amor que tu solías recibir,

Deseando que algún día, mis fantasías, reales se puedan convertir.

Siento un vacío en mi interior, en lo más profundo de mi corazón,

Te llevaste parte de mi con esta determinación,

Siento un vacío, que no se llena con ninguna canción,

Que alguien me quite esta amargura, esta tristeza y desilusión. 

Anuncios