Un mal día no lo va a ser por que el destino lo quiso así, un mal día va a ser por que uno lo decidió así que antes de reclamar en contra de la visa y los astros hay que pensar si es que uno pudo cambiar el rumbo y mejorar la jornada. Por mi parte, muchas veces he decidido tener malos días, malas semanas, y quizás alguna vez quise tener un mal mes, por otro lado también, comenzar el mes con todo el ánimo y cuando ya vas por la segunda semana comienzan las desmotivaciones, los ánimos bajan, el objetivo ya se va alejando un paso más y es donde me comienzo a cuestionar, “¿Esta bien lo que hago?” “¿Lo estoy haciendo bien?” “¿Qué pasó ahora?” “¿Cuales son mis posibilidades?” “¿Qué busco ahora?” cuando ya es la segunda semana, bueno, aun no tiro la toalla, así que respondo mis preguntas internas y me doy un pequeño empujón, a pesar de las malas vibras, los problemas, la desmotivación, la rutina, los tiempos y la ausencia. A veces resultó algo inteligente y tomo las decisiones acordes a lo que me enfrento, solo a veces… El 99.9% de las otras son solo cosas que no pienso y que terminan en algo que quizás no quería o quizás si, quien lo sabe, pero para seguir con la idea anterior, cuando ya te das el empujón a mediados de mes con tus nuevas expectativas y motivaciones, terminas la semana, comienza una nueva y es la tercera semana del mes, esta es una semana más decisiva que la última diría yo, ya que aquí es donde nuevamente te cuestionas si las cosas van saliendo bien, como en mi caso todo va en decadencia lo dejaré como ejemplo, entonces, las expectativas del inicio ya estaban un paso más lejos, y ahora las de la semana anterior se alejaron un paso más, ¿Qué hago? Pregunto frecuente en mi, simple, analizar las posibilidades iniciales y ver las diferencias y que tan inalcanzable es, frustrarse y comenzar a desmotivarse, ves que sólo restan 10 días para que el mes se vaya a la mierda, que ya no se puede hacer nada, y ese “Nada” se convierte en un sentimiento amargo, te ves estancado, atado, hundido, derrotado y además solo, porque bueno, en estos caso siempre me aisló del mundo para enfrentar mi derrota sin nadie que me diga algo, ni que deba aguantar mi mal humor, y bueno, se han ido 3 de 4 semanas del mes, la última ya es donde toda esperanza esta pérdida, no hay nada que hacer, y como no hay nada que hacer ¿Que es lo mejor que se te puede ocurrir?… Hacer mal las cosas… Oh si… Que mejor idea que está, bueno, total ya nada se puede hacer con algo que está perdido, así que hagamos peor las cosas, total el próximo mes comenzará desde cero y otros objetivos tendré en mente ya que estos los desechas. Se que ni yo entiendo esto que acabo de escribir, pero no se, a veces pienso, aunque odio pensar, ya que siempre que lo hago las cosas van directo a un agujero. Lo gracioso de toda esta basura que acabo de escribir, es que también se puede aplicar en el trabajo.

†††

Anuncios