Hace años ya, un montón de años que forme una manera de pensar y la mantuve hasta hace algún tiempo atrás. Desde niño fui algo apartado, o mas bien tímido, no me llevaba mal con nadie pero tampoco era de los que todo el mundo conocía, era el silencioso, el que hacia las cosas en silencio sin gritar a los cuatro vientos para que le pusieran atención y la verdad nunca me molesto por que yo era feliz sabiendo que lo que hacia estaba bien.

Desde que comencé a trabajar, al menos en mi actual trabajo he aprendido tantas cosas, y he aprendido tanto de mi también así como aprendí sobre la gente. Como ya dije, desde chico fui muy tímido así que me costaba un poco hace vida social solo, pero en este mundo nuevo que conocí al trabajar ya debía tomar una nueva posición y dejar atrás toda vergüenza que hubiese dentro de mi. De hecho en los últimos dos años de estudiante fue donde ya había perdido el miedo y fue cuando comencé a ser mas sociable con los demás así que cuando entre a trabajar mucho no me costo, aunque mi carácter seguía siendo el mismo al menos ahora hablaba mas de lo que solía hacer antes y podía comenzar una conversación con alguien que no conocía sin ningún problema.

Desde que comencé mi vida laboral me tuve que acostumbrar al ritmo de ella, los horarios, las responsabilidades, las obligaciones, todo eso. comencé a llevar una vida al igual que muchos, corriendo de un lado a otro, tomando el tiempo para no llegar atrasado, pasar todo el día con el celular pegado en la cara revisando las redes sociales y fue tan así que no me di cuenta como fue que pasaron ya dos años y medio desde que comencé. Hace unos días decidí cambiar mis hábitos, a cumplir con mis responsabilidades laborales, a no llegar a la hora al trabajo, si no que llegar media hora antes, esto me trajo muchas cosas buenas ya que al llegar mas temprano tengo tiempo de bajarme unas estaciones antes y poder caminar en la mañana mientras escucho música y voy reflexionando sobre muchas cosas. De verdad esto ultimo me ha ayudado bastante ya que me sube el animo, me da alegría y me hace comenzar bien el día así que he podido tener un muy buen animo para así cumplir mejor mis tareas laborales, y a la hora de salida también, en lugar de ir directo al metro he decidido caminar hacia la estación común y que mejor paga que poder todos los días ver un hermoso atardecer.

No se si estoy bien o mal, solo se que estoy mejor, estoy sonriéndole a la vida y estoy tratando de mejorar como persona cada día que puedo, esto no ha sido nada, el camino es muy largo pero ya lo comencé y no lo voy a abandonar.

One Way 

Anuncios